Plantillas Ortopedicas

plantillas ortopedicas logo
 

Home

Plantillas
Ortopedicas

Plantillas
Deportivas

Plantillas
Pie Diabetico

Plantillas
Digitales

Plantillas
Computarizadas

Plantillas
Pie Cavo

Plantillas
Pie Plano

Plantillas
Pie Supinador

Plantillas
Pie Pronador

Glosario

Lesiones
Pie Deportista

Contacto
Enlaces

Plantillas para Pie plano

Definiremos el pie plano como una destorsión de las articulaciones plásticas del pie con valgo del talón, supinación del antepié, traslación hacia abajo y adentro de la cabeza del astrágalo y desplazamiento hacia afuera del escafoides y del respectivo antepié astragalino.
Es un hecho sabido que la clave, y condición sine qua non de todos estos desplazamientos es el valguismo del calcáneo.
La clasificación del pie plano se basa en todos los elementos que contribuyen al apoyo, comprendidas las partes blandas, y no sólo en datos radigráficos.

Clasificación del Pie Plano:

Pie plano de 1er. grado:
En el pie plano de 1er. grado, el itsmo entre talón anteriory posterior aparece en el podoscopio más amplio de lo normal.
 Como dato normal se entiende que el centro del itsmo debe tener una anchura igual a 1/3 de la del talón anterior.  Sin embargo, para hablar de pie plano el itsmo debe tener una anchura superior a la mitad del talón anterior.

Pie plano de 2do. grado:
Toda la planta, exceptuando tal vez una pequeña media luna mdial, está en contacto con el suelo.  La imagen del talón es rechoncha y redondeada.

Pie plano de 3er. grado:
La huella del borde medial del pie sobrepasa el límite medial de los talones con una gran media luna.

Pie  plano total:
Es una forma rara y gravísima de pie plano en el que sólo las formaciones mediales se apoyan en el suelo.

El podoscopio muestra una imagen invertida: existe un arco plantar cuya concavidad se orienta hacia afuera. 
El apoyo se hace predominantemente sobre la mitad medial del talón anterior y del calcáneo.

En el pie plano distinguimos tres variedades principales relacionadas sobre todo con la edad, cada una con sus características propias, que comportan distintas orientaciones de corección ortésica. Son: 1º, el pie plano laxo de la infancia, 2º el pie plano valgo del muchacho; 3º el pie plano inveterado del adulto.

El pie plano laxo de la infancia:

La ausencia clínica del arco plantar es una condición de normalidad casi hasta el segundo año de vida,  por lo que el diagnóstico de pie plano y la aplicación de procedimientos correctivos severos antes de los dos años carecen de sentido, cuando no son perjudiciales.
Todavía en el momento de nacer, y hasta que los mecanismos de la marcha no se perfeccionan haciéndose mecanismos de carga, las dos entidades gozan de cierta movilidad independiente, por lo que el pie calcáneo puede alejarse del astragalino.  El ejercicio de la carga y la acción muscular orientan progresivamente el calcáneo hacia dentro, por debajo del astrágalo, hasta que su eje vertical se asientaen los habituales valores de 8º-15º (valgo tolerable) y aparece el arco plantar, por otra parte muy elástico.
Una espesa almohadilla de tejido adiposo, que desaparece progresivamente a partir de los dos años de edad, esconde el arco, tanto a nivel clínico como en el podoscopio.  Sin embargo, el exámen radiográfico revelará la existencia de la bóveda plantar ósea.  Si los mecanismos formadores del arco, por distintas causas se obstaculizan, el pie laxo pasará a ser una entidad patológica.

El pie plano del muchacho:

Es el resultado de un pie débil infantil descuidado, tratado insuficientemente o imposible de reducir.
En algunos casos los familiares del paciente declaran que no lo han observado hasta hace poco.
El pie plano del muchacho, aunque no provoca trastornos graves, no es asintomático como el de la infancia: el paciente acusa a menudo metatarsalgias del 5º, sensación de tensión en la planta del pie, ciertos dolores en el talón y disposición a la fatiga, lo que le hace huir de la vida activa, con la consiguiente obesidad, que agrava la situación del pie plano.

El pie plano inveterado del adulto:
La correción descuidada o la imposibilidad de corregir un pie laxo motivan la persistencia de la enfermedad en el adulto, con un cuadro sintomatológico bastante grave.
El tratamiento ortésico de ste pie es bastante delicado, ya que no se requiere la correción que, por el contrario, se evitará cuidadosamente, sino sólo una mejor distribución de las cargas.  El pie plano del adulto es en general doloroso.
Los dolores se localizan en las cabezas metatarsianas, sobre todo en la quinta, y el calcáneo; pero, de manera especial, en la parte media de la planta, a nivel de la bóveda, debido bien a la tensión de la aponeurosis plantar y de los músculos cavos distendidos por la deformidad, bien a la ineludible artrosis del tarso.
La exacerbación de estas condiciones determina la aparición de episodios agudos (plano contraído), caracterizados por la contractura de los músculos intrínsecos y extrínsecos del pie con rigidez dolorosa e imposibilidad de soportar cualquier tipo de calzado.

El pie plano primario doloroso del adulto:
Pese a que ha sido incluído en una entidad nosográfica aparte, lo consideramos una manifestación del pie artrósico.
Afecta a individuos adultos o ancianos y reconoce como causa desencadenante un aumento de peso, el embarazo, una lactancia prolongada, la convalecencia de enfermedades infecciosas, etc.

pie
icono facebook plantillas ortopedicas cpi icono tweeter plantillas ortopedicas cpi