Plantillas Ortopedicas

plantillas ortopedicas logo
 

Home

Plantillas
Ortopedicas

Plantillas
Deportivas

Plantillas
Pie Diabetico

Plantillas
Digitales

Plantillas
Computarizadas

Plantillas
Pie Cavo

Plantillas
Pie Plano

Plantillas
Pie Supinador

Plantillas
Pie Pronador

Glosario

Lesiones
Pie Deportista

Contacto
Enlaces

Plantillas Digitales - Baropodometria Digital

Uso de la baropodometría

La marcha bipodal es una característica del ser humano y es la manera habitual que tiene para desplazarse. Durante su ejecución, el peso del cuerpo es soportado de manera alternativa por las extremidades inferiores.

Más que el desarrollo de un reflejo innato, la marcha es un proceso aprendido, por lo que cada persona muestra en su desarrollo características propias que son determinadas por factores como: talla, peso, sexo, longitud de las extremidades, integridad neurológica y capacidad muscular, por lo que no obstante que puede haber grandes diferencias de un individuo a otro, las diferencias entre las mediciones angulares en condiciones normales son mínimas.

Para el estudio de la marcha existen diferentes técnicas, entre las cuales podemos destacar los métodos cinemáticos que estudian la dinámica del movimiento, sin ocuparse de las fuerzas que las originan y los métodos cinéticos que estudian las fuerzas que se producen durante la marcha. Entre los métodos cinéticos está la inspección, en la cual, a través de la simple observación se realiza la valoración del sujeto mientras deambula, lo que se puede hacer de manera más objetiva utilizando el pasillo de espejos de Ducroquet.

En la actualidad, la inspección se ha visto auxiliada por diferentes métodos como la fotografía, la cinematografía, el video, los acelerómetros y los captores plantares entre otros medios, que nos ayudan a obtener un estudio más detallado y preciso de los movimientos que ocurren durante la marcha. Los métodos cinéticos utilizan para su estudio plataformas que registran las fuerzas que se ejercen sobre el suelo durante la marcha, captores fijos al pie y baropodómetros que analizan las presiones ejercidas en cada punto de la planta del pie a través de una plataforma.

El pie se encuentra conformado por un sistema óseo, articular y muscular que actúan en conjunto para poder dar la rigidez necesaria para soportar las cargas del cuerpo y la flexibilidad para el movimiento adecuado durante la marcha. La posición erecta y la marcha son actividades complejas que requieren la integridad del sistema musculoesquelético y del sistema nervioso.

Normalmente la distribución del peso corporal se reparte en forma equitativa entre las dos extremidades inferiores y sobre cada una de las superficies plantares, correspondiendo 40% a la parte delantera y 60% sobre el talón.

Las articulaciones de la extremidad inferior forman una cadena cinemática en la cual interactúan diferentes segmentos, tanto en condiciones normales como en condiciones patológicas. De esta manera, el resultado de toda esta cadena termina en el pie, lo que permite el estudio de la marcha a través de sus representaciones en la huella plantar.

¿QUÉ ES LA BAROPODOMETRÍA DIGITAL?

Es el estudio de la distribución de las presiones plantares, a través de una plataforma de registro electrónico. El término procede del griego: baros, peso, podos, pie y metron, medida. Este estudio también es conocido como plataforma de presiones, podómetro o fotopodobarometría, pero el más utilizado en la actualidad es el de baropodometría, descrito por Piero Galazzo en 1986.
Otro término que se utiliza es el de baropodometría electrónica, debido a la tecnología que se utiliza para obtener estos registros. Este método ha experimentado grandes avances en los últimos 20 años gracias a un proceso de investigación continua y al desarrollo de mejores programas y plataformas de presiones realizadas principalmente en Italia y en otros países de Europa. La ventaja de este método es que no es invasivo, es repetible y cuantificable, lo que permite estudiar la marcha desde el punto de vista cinético, pudiendo ser complementado con métodos cinemáticos (video) para un análisis más completo.

El análisis del paso mediante aparatos como los baropodómetros permite conocer las presiones que se ejercen en cada uno de los puntos de la superficie plantar, tanto en forma estática como dinámica.

Permite visualizar en tiempo real, durante el desarrollo del paso, tanto la superficie de carga como la línea que se forma desde el centro de gravedad o de empuje corporal.

El equipo consiste en una plataforma de 240 cm de longitud por 40 cm de ancho que cuenta con 9,600 sensores electrónicos que proporcionan los datos de presión de cada uno de los pies a una computadora que transforma los datos numéricos que se registran en forma estable y dinámica, transformándolos en imágenes.

En la fase estática el baropodómetro registra la imagen de la huella plantar, se define la localización del baricentro, así como los puntos máximos de presión para cada extremidad y la repartición de cargas entre el antepié y el retropié.

La fase dinámica representa el aspecto más importante e innovador del análisis instrumental, puesto que permite visualizar el registro consecutivo en función del tiempo, de todos los datos relativos al pie durante el desarrollo del paso normal. Durante la fase dinámica es posible además registrar la superficie que se abarca entre cada paso, la presión máxima ejercida en cada fase individual durante el desarrollo del paso, la velocidad de movimiento del pie en cada fase y la fuerza ejercida por el peso durante las fases de apoyo y de impulso. Esto nos permite realizar un procedimiento que mide la distribución de las presiones plantares en posición erecta, ya sea en fase estática o dinámica .

USOS DE LA BAROPODOMETRÍA
Debemos recordar que la baropodometría es sólo una herramienta más al alcance del médico, y en ningún momento suple a la valoración.
 
La utilidad de este estudio ha sido manifestada en diferentes disciplinas de la medicina no sólo en la ortopedia, sino también en neurología, otorrinolaringología, rehabilitación y medicina deportiva.

Una aportación importante de la baropodometría es el estudio de las presiones plantares, tanto dinámicas como estáticas, en individuos normales, lo que conduce a la comprensión de la biomecánica del pie normal y su aplicación posterior en procesos patológicos.

Diversos autores han confirmado mediante trabajos realizados con baropodómetros
electrónicos, que todos los metatarsianos soportan cargas y que éstas recaen principalmente en los centrales.En la práctica clínica este método ha sido de gran utilidad en el tratamiento y control del pie reumático, ya que permite contar con un registro baropodométrico de la evolución de este padecimiento para detectar oportunamente las zonas anormales de hiperpresión, brindarles un tratamiento específico y evitarles complicaciones por hiperpresión, también en los pacientes diabéticos con alteraciones sensitivas es de gran ayuda, ya que se pueden localizar las zonas de mayor presión y realizar la descarga adecuada para evitar lesiones.

En términos generales, se puede decir que la fotobaropodometría permite determinar cualquier alteración en la distribución de las presiones plantares en el antepié, que se traducen clínicamente como metatarsalgias, ya que permite evaluar el déficit funcional del pie y obtener información precisa con relación a sus solicitaciones mecánicas.
La posibilidad de conocer la distribución de las presiones sobre la superficie plantar da oportunidad de equilibrar la carga transmitida al pie.

El procedimiento también puede ser utilizado para valorar la eficacia de los tratamientos quirúrgicos al permitir comparar objetivamente entre un estado preoperatorio y después del procedimiento, lo que ha dado oportunidad a mejorar las técnicas, no sólo en cirugía de pie y tobillo, sino también en cirugía de rodilla y columna.

Se le ha encontrado un valor pronóstico, en especial en el estudio de las alteraciones del pie plano valgo del niño.

La medicina deportiva ha encontrado en esta tecnología una herramienta útil para evaluar el desarrollo de los atletas en diferentes disciplinas y mejorar su desempeño, así como la prevención de lesiones.

Se utiliza como un complemento en los programas de rehabilitación donde se evalúa la eficacia del tratamiento y permite la modificación del mismo para obtener un mejor resultado. La baropodometría junto con sistemas optoelectrónicos (video y escaneo de huella plantar) permite realizar estudios de postura y finalmente, a través de la información obtenida por el estudio se tiene la posibilidad de realizar una plantilla tecnológica que permita una adecuada distribución de la carga y la corrección de una gran cantidad de problemas que se manifiestan en el pie.
 
Hurtado Padilla A. Uso de la baropodometría

La marcha humana es una actividad compleja, que requiere de un balance estricto, donde toda la extremidad inferior actúa de manera conjunta para realizar el movimiento y donde el pie es la única parte que actúa sobre el suelo. Por lo tanto, la posibilidad de estudiar sus repercusiones en las presiones plantares abre un nuevo enfoque para el médico. La baropodometría puede ser utilizada como una herramienta diagnóstica, terapéutica, para estudios biomecánicos de la marcha (científicas) y junto con la elaboración de plantillas podemos dar tratamiento o prevenir lesiones. Permite un seguimiento y monitoreo preciso de la evolución de la patología. Es un método que es repetible, cuantificable, objetivo y confiable. Cada día se desarrollan nuevos proyectos de investigación, utilizando esta tecnología, asociando los efectos a las causas. La baropodometría es una herramienta más al alcance del médico. No suple a la valoración clínica, la complementa y permite una mejor atención a los problemas de los pacientes.

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA
1. Comín CM, et al. Factores que influyen en las presiones plantares. Medicina de Rehabilitación
1999; XII(3) : 31-39.
2. Comín CM, et al. Análisis de las presiones plantares: técnicas y aplicaciones. Medicina de Rehabilitación
1999; XII(3): 22-30.
3. Domingo CJ, et al. Análisis baropodométrico de los cambios en la biomecánica plantar tras la
prótesis total de rodilla. Rev Mex Ortop Trauma 1999; 43(5): 335-341.
4. Domingo CJ, et al. Contribución y límites de la baropodometría electrónica. Rev Mex Ortop Trauma
1998; 42(3) : 189-192.
5. Frirstch C, Hasbelck M. Significance of pedography in the diagnosis and treatment of the diabetic
foot syndrome. MMW Fortschr Med 2004; 146(26): 51-4.
6. Galois L, Girard D, Martinet N, Delagoutte JP, Mainard D. Optoelectronic gait analysis after metatarsophalangeal
arthrodesis of the hallux: fifteen cases. Rev Chir Orthop reparatice Appar Mot
2006; 92(1): 52-9.
7. Kinner BJ, Best R, Falk K, Thon KP. Is there a reliable outcome measurement for displaced intraarticular
calcaneal fractures? J Trauma 2002; 53(6): 1094-1102.
8. Martínez MA, et al. Tratamiento ortopédico de las metatarsalgias y su valoración mediante baropodometría
electrónica. Rev Mex Ortop Trauma 1998; 42(6): 456-462.
9. Pérez GJ, et al. Plantillas de reequilibrio o de compensación: aportación de la plataforma PDS 93
de alta resolución. Rev Mex Ortop Trauma 1996; 40(4): 332-335.
10. Rosenbaum D, Shmiegel A, Meermeier M, Gaubitz M. Plantar sensitivity, foot loading and walking
pain in rheumatoid arthritis. Rheumatology (Oxford) 2006; 45(2): 212-4.
11. Vaughan CL. Theories of bipedal walking: an odyssey. J Biomech 2003; 36(4): 513-23.
12. Viel E. La marcha humana, la carrera y el salto. Barcelona. Masson. 2002.
13. Viladot A. Follow-up study of flat foot in children. J Bone Joint Surgery 2003.
14. Viladot PA. Patología del antepié. 4ª edición. Barcelona. Springer-Verlag Ibérica. 2001.
15. Viladot PA. Quince lecciones sobre patología de pie. 2ª edición. Barcelona. Springer-Verlag Ibérica.
2000.
16. Viladot VA. Lecciones básicas de biomecánica del aparato locomotor. Barcelona. Masson 2004.

pie
icono facebook plantillas ortopedicas cpi icono tweeter plantillas ortopedicas cpi